¿Redes Sociales o Riders Sociales?

¿Redes Sociales o Riders Sociales?
Agosto 26 16:01 2017
Califícanos...

En mi muro de Facebook, las principales noticias tienen que ver con las de mis amigos y conocidos a los que les gusta la bici. En Instagram sucede lo mismo, con la salvedad que de vez en cuando se aparece algún lindo trasero de una hermosa modelo en la playa o en su cocina. Aún no logro saber porqué me aparecen estas cosas en Instagram.

Muchos de nosotros participamos en estas redes sociales para compartir nuestras vidas, buscar reconocimiento a través de los deditos para arriba o los corazones rojos, o simplemente porque como todo el mundo lo hace, yo también lo hago caramba.

No soy sicólogo, más bien soy sapo, y como tal, a veces me horrorizo con tendencias o usos que algunos les damos a nuestras RRSS. En Netflix podemos encontrar una serie que se llama Black Mirror y que trata de historias de ficción sobre un futuro cercano.  En la temporada 3 de Black Mirror hay un capítulo espeluznante que se llama “Caída en picada” donde la vida de las personas depende 100% del status que les dan el resto con sus “likes”. No suena muy futurista, ¿no?

Black Mirror

Pero como no nos vamos a poner graves, acá comparto una definición que se me ocurrió acerca de la fauna ciclista. Vamos a darnos un gustito tratando de aglutinar al amigo ciclista “digital” y su manera de participar en sus redes sociales.

El Ciclista Pro. El pro por lo general no necesita reconocimiento en las redes sociales. Lo encuentra en el podio y en todo el tiempo que necesita en su entrenamiento para alcanzar su objetivo. Participa poco. Pareciera medio tímido y hasta fome. Es la pareja la que le sube las fotos de sus logros con un post tipo: “Acá en Whistler”

El Ciclista Pro Obligado. Es el mismo gallo, pero que los auspiciadores le demandan un comentario natural y espontáneo tipo: “Súper ricos mis nuevos lentes marca XXX. El cerro se ve más verde”. “Se pasó como el hidratante XXX me levanta el ánimo y ahora las repeticiones son una bicoca”. ¿Quién les cree?. Que los auspiciadores le pasen cosas y que las fotos hablen por si solas.

El Ciclista no Pro y no Obligado. Este da pena y da risa. No le ha ganado a nadie. Con suerte corrió el Desafío del Almacén, midiendo cuánto se demoraba en ir a comprar el pan. Este gallo le hace la pega gratis a las marcas colocando el hashtag de millones de marcas en sus publicaciones. Incluso les da las gracias. “Gracias XXX por todo”. “Otra cosa usando mis nuevos XXX” #yosoycienporcientoxxx. Nadie lo auspició. Se los compró en 30 cuotas o es de Aliexpress.

El ¿Dónde está el ciclista?… ¡Aquí taaaa!. Está en todas. Está en FB, Instagram, Snapchat, Twitter, ICQ, My Space, Hi5, etc.

El Ciclista Copuchento. Participa poco en las RRSS o casi nada. Pero sabe todo del resto de los ciclistas. Es un fisgón y sabe que fulano de tal se rompió la clavícula en la segunda pasada de barro del MTB Tour, y que si no es por el chofer del team XXX, no llega a tiempo a la clínica XXX. Ya lleva dos días en la clínica y mañana se va a casa, justo cuando su hermano viene de visita de Amsterdam, lugar donde vive porque está en una pasantía en una filial de XXX.

El Ciclista que Responde. Este es fisgón, está en todas y además te responde todo en FB, incluso hasta en Instagram. Publica una foto en la meta con la siguiente frase: “Feliz con mi resultado en el XCM en Pirque. Valió la pena la abstemia en el asado de ayer”. Luego le dicen: “Te felicito”. Y responde: “Gracias, pura fuerza de voluntad. Hay que ser perseverante”. Y otro le dice: “Qué bueno que estés haciendo deporte”. Y responde: “Es que el deporte es lo único que nos puede sacar del sedentarismo” (Plop). Y otro le dice: “Bakán”. Y responde: “Lo más bakán fue bajar por el rockgarden que pusieron a la mitad. Gracias”. OMG. Puedo seguir así mucho rato.

Ciclista Cool. Me tocó a mi. Este cacha todo lo que pasa pero no se involucra tanto. Pero cada tanto se tira un post que el cree que es choro. Obtiene su buena cuota de likes o corazones y luego como que desaparece para hacerse como que no le importa tanto esto de las RRSS. Se hace el “desaparecido” un rato hasta que se manda otro post del tipo: “Se podría decir que los que andan en bici por la vereda, habiendo ciclovía, es un ciclowea?”. ¡Déjenme. Es mi vida!

Redes Sociales

La Washita Rica. No pedalea. Va al Sancris y se toma fotos “casuales” con escoliosis. Siempre sale con la misma cara y es capaz de hacer uso de un Photoshop básico para estirar algunas partes. Postea frases como: “Pucha que me veo mal con sudor, pero vale la pena subir el cerro”. Osea!

El Ciclista Ricardo Arjona: Es como el cool, pero no le sale. Es de mal gusto y en realidad anda buscando minas: Postea cosas como: “Nada como pedalear un día nublado para despejar la mente”. Otra más patética es: “Hoy mis pulsaciones llegaron a 160. Por ti podrían llegar a 5.000”.

Basta. Esto pasó rápidamente de nota a bulling digital. Así que hasta aquí no más quedo. Por lo demás, igual lo importante es salir a pedalear, compartir las experiencias con los demás. Subir fotos y sentirnos orgullosos de nuestros logros. Eso no tiene nada de malo y es hasta contagioso.

Si alguien se sintió tocado y ofendido, le pido disculpas, pero te tenemos cachado po’ compadre!

Y antes de apagar el compu, si se le ocurre otro tipo de “amigo ciclista digital” compártalo, pue! Para eso estamos en estas RRSS.

Haz un comentario
ver más artículos

Acerca del Autor

Carlos González
Carlos González

Publicista Profesional con conocimientos en marketing y con carrera dedicada a la creatividad publicitaria. Amante del mountainbike y de la familia.

Ver más artículos