¿Que pensamos y qué deberíamos pensar en una carrera?

¿Que pensamos y qué deberíamos pensar en una carrera?
Abril 25 14:15 2017

En una carrera o a minutos de comenzar, por más que pretendemos mantener la mente despejada, tratando de concentrarnos para estar al 100% en lo que se viene, es decir, la mera competencia, el circuito, la hidratación, la confianza, los “rivales”, etcétera.  Sin embargo, por más que se haga el intento suele suceder que nuestros pensamientos toman un desvío frente a la incertidumbre, a la presencia inevitable de los nervios; se nos revuelve la “guata”, cuando estamos encajonados, nos dan ganas de ir al baño y ahí surgen las primeras dudas, ir o no ir, ¡pero chuta!, ya estamos encajonados, si voy y me demoro mucho y largan, mejor me aguanto porque pedaleando seguro se calma el –león-, son uno de los tantos pensamientos que nos invaden a minutos de largar.

En la carrera, probablemente las sensaciones iniciales no sean las óptimas y las piernas comienzan a quejarse, a lo que deducimos que nos faltó calentar mejor antes de comenzar o que el período de entrenamiento nos está pasando la cuenta (para más pensamientos y excusas post carrera leer la nota: las 20 excusas después de una carrera).

En la medida que se nos va complicando la carrera, aparecen los desvíos mentales que se apoderan de nuestra cabeza, comenzamos a oír la voz de ese diablillo que nos insta a abandonar o al menos a dejar de esforzarnos con cientos de argumentos como: “Yo no vivo de esto, para que arriesgarme más de la cuenta” e incluso auto engañándose con frases como: “voy a partir suave y que los demás se quemen”, “de atrás pica el indio”, “el primer giro lo haré suave”, cuando en realidad ese switch nunca se enciende a tope porque la mentalidad fue un tanto relajada y declinó realizar un desafío al 100%.

Que pensamos y que deberiamos pensar en carrera

Foto: Pedro Guardiola

Lo mejor de todo es que ante aquella adversidad sicológica también aparece nuestra mejor versión, esa que nos lleva a terminar las carreras, esa que nos saca de la casa en pleno invierno y nos lleva a pedalear cuando todos los “comunes” están en sus casas confortables, cómodos, abrigaditos, esa versión que nos hace sentir un peldaño por sobre las demás personas, por sobre los colegas de la pega, los vecinos y los amigos que cada vez se ponen más viejos, mientras yo me veo cada vez más joven, la bici me cambio para siempre –reflexionamos- y pasamos un cambio más pesado y le ponemos bueno a esa cuesta que se viene.

Pero ¿que deberíamos pensar o en qué estado deberíamos dejar nuestra mente para lograr tan anhelada concentración?

La preparación es fundamental, no solo en carrera, sino que los días previos a esta.  Hemos visto casos exitosos que logran el foco haciendo yoga, como nos contó Cristóbal Silva en su entrevista.  En los días previos es fundamental tratar de bajar el nivel de tensión y estrés, confiar en que se ha hecho la mejor preparación posible y en que los frutos se verán reflejados en competencia.

A continuación, te presentamos algunos tips que de seguro te serán de ayuda:

  1. Confiar en el entrenamiento realizado y las destrezas adquiridas en el proceso.
  2. Debemos asumir que el entorno es hostil para todos los competidores (no verse como el único afectado).
  3. Derribar cualquier pensamiento negativo, hablando consigo mismo y repitiendo frases que te motiven, tales como: Yo puedo, yo decido, este es mi sueño, vamos que se puede o la famosa #vamospormas.
  4. Aunque sea el cuerpo quien parece hablarnos, repetir las frases del punto anterior.
  5. Hay que sentirse un guerrero, entender que estamos en medio de una lucha por la sobrevivencia, hay que prevalecer, hay que lograr el objetivo y seguir en la pelea.
  6. Si los pensamientos negativos tienden a reaparecer, intenta elevar tu experiencia a un nivel más emocional y piensa en tus seres queridos, en quien deseas dedicarle el triunfo.

Esperamos que te hayas divertido con la nota y no olvides poner en práctica los tips si es que alguno te hizo sentido.

Haz un comentario