I Love CX

I Love CX
Septiembre 04 16:36 2018

Segunda nota que escribo sobre el Ciclocross (CX), pero esta vez no es de sapo, sino más bien desde adentro y con aún con algo de tiritón en los dedos porque todavía no logro bajar las pulsaciones.

Entendiendo que se venía la ultima fecha de la Liga con  #Ruralcross, mis amigos de Mundobikes y mi hijo me animaron a correrla, así que me inscribí en categoría Master B (Aún no somos suficientes tatitas para que se arme la categoría Master C)

Ya en mi nota anterior les sacaba el sombrero a todos los que están empujando con mucho rigor, disciplina y buena onda a que el CX en Chile empiece a tener un lugar destacado en el ciclismo.

Puede que se me vayan nombres, pero los CXCL, Flow Ride, Club Una Velocidad, mis amigotes de SRR y tantos más están haciendo muy bien la pega. Y en esta última fecha de la liga se notó una vez más.

Mi primer día de CX

10:00 am de la mañana en Pirque, muerto de susto, me cambio de ropa para reconocer en bici prestada. Gracias JL.

10:10 empiezo a reconocer y partimos mal con la arena, las transiciones, los malditos troncos y con dificultad trato de no romperme las “que te jedi” para intentar subirme con ese “saltito típico del CX” para montarse arriba de la bici. Veo mi Garmin y las pulsaciones ya están sobre 100 de puro nervio.

10:30 en la largada, y ya estoy con la transpiración nerviosa más abajo de la espalda. Usted entiende.

Largamos. Primer giro y lo único que atinaba era a controlar la respiración y copiar a los que estaban más adelante, que creo eran la mayoría.

Segundo giro y veo a Alicia mi mujer con la botella de agua para abastecerme. Un homenaje a la pobre de la Ali y a mi hija que sacrificaron horas de sueño para “verme correr”.

De ahí en adelante, tuve lo que llaman “buenas sensaciones” y empecé a pasarlo bien. Logré levantar la mirada y comienzo a ver el circuito mucho más familiar, y junto con ello, a ver a mis amigos corriendo conmigo: Pedro Mardones, Marcelo Puga, Wito, Felipe Manieu y a mi hijo Simón. Gracias por el empujón (literal).

Terminé mi carrera a rueda de Felipe Manieu… pero después que me sacó vuelta.

Abrazo a mi mujer y mi hija. Saludo a los otros tatitas que vi por ahí, a mis amigos de SRR y Ecobike y me dije a mi mismo: “Mismo, esto es para mi”.

Mi hijo Simón González y mi mujer abasteciendo…

El CX tiene de todo. No se como será en otros países, pero acá en Chile es demasiado entretenido. La onda que hay es muy contagiosa. Los circuitos están hechos también para el público que puede ver y sufrir en vivo junto a los valientes corredores.

Hoy, los corredores del CX ya están volando como los más rápidos que conozco del XCO. Incluso ya hemos visto por ahí a una Feña Castro y Avilete debutando por estos lados. Cabr@s del XCO, vengan a probar.

Hasta a Nico Prudencio lo vimos con la flaca dando saltitos en las transiciones.

Ruralcross tuvo además circuito para Kids. ¡Qué mejor manera de incentivar este deporte con los más chicos!

Y como no mencionar los disfraces. Cada día más producidos y entretenidos. Les saco nuevamente el sombrero.

En medio de la jornada se prendieron las parrillas. Salieron los Kankas, las chelas y de pronto estábamos en medio de una verdadera fiesta deportiva, familiar, pero además muy competitiva.

El 2019 se viene potente. Los que están liderando esto del CX se lo están tomando en serio y hace bastante rato.

No voy a entrar en detalle de que les falta apoyo y todo esto, pero estos chic@s nos están demostrando que la pasión a veces vale más que un fajo de billetes.Vamos tatitas, hagamos de la categoría Master C una realidad. Vamos chic@s del XCO a llenar estas enredadas pistas del CX. Vamos auspiciadores a ponerle fichas a esta disciplina. Y vamos Carlitos a juntar plata para comprar una flaca y a pasarlo bien de nuevo arriba de una bici.

Haz un comentario
ver más artículos

Acerca del Autor

Carlos González
Carlos González

Publicista Profesional con conocimientos en marketing y con carrera dedicada a la creatividad publicitaria. Amante del mountainbike y de la familia.

Ver más artículos