¿Cuándo nuestro hijo puede comenzar a correr MTB?

¿Cuándo nuestro hijo puede comenzar a correr MTB?
Julio 01 21:23 2017

No soy un experto corredor de bicicleta, pero me caracterizo por ser sapo. Ser sapo significa tener siempre las pepas abiertas y  mirar todo lo que sucede alrededor de una competencia de MTB.

Pero aparte de mirar, echo la talla con los niños, converso con los elite, los papás, los organizadores, los jueces, etc.

Hace unos años atrás, cuando varios de los niños del Team Ecobike corrían Alpes y Soprole, mi hijo Simón no se animaba a hacerlo. Miraba de reojo, apoyaba a sus amigos y participaba pero desde la carpa.

Como que el broca cochi tenía ganas, pero como que también le daba un poco de miedo o incluso vergüenza ante un resultado malo, entendiendo que NUNCA hay una resultado malo.

Seguí sabios consejos y nunca lo presioné, hasta que un día lo invité a una XCM de baja dificultad en Peñuelas. Nos disfrazamos de ciclistas y corrimos disfrutando todo el circuito. Terminada la competencia, de los parlantes se escucha que lo llaman al podio porque salió primero en su categoría. “¡Papá, salí primero!” Desde ahí que no suelta la bici. Le ha ido bien y no tan bien igual. Ha tenido lesiones y problemas mecánicos como TODOS los ciclistas. Y aunque viene de muy cerca la recomendación, creo que lo mejor que he hecho con mi cachorro es motivarlo en el MTB, donde sale a pasear por los cerros con sus amigos, compite en carreras y donde además tiene metas, objetivos y sueños.

Después de esta latera experiencia personal, una vez más me animo a recomendar algunos tips para descubrir qué hacer cuando un niño está en las dudas de correr. Que me perdonen los grandes profesores y entrenadores locales, pero la visión de un papá es igualmente válida.

Al niño se le apareció el Cuco

Una cosa es participar en una escuela de MTB y otra es correr una carrera de MTB. Como toda competencia hay mucha presión, y en el caso de los niños pequeños, independiente de su personalidad, puede llegar un momento en que se le aparecen los miedos. “No estoy preparado”. “Me puedo caer”. “Me van a ganar por lejos”. “Mi bici es penca”. “Mi papá se va a enojar”. Papis y mamis, los miedos se disipan con cariño, con una buena conversa y mucha preparación anterior. Lo peor que podemos hacer es traer a nosotros los fantasmas del niño y paralizarnos igual que ellos. Un niño que llega a la largada y minutos antes desiste de correr, es un tema que hay que resolver sin presiones. Un niño que ni siquiera se interesa por correr, hay que dejarlo tranquilo y esperar su evolución. La madurez emocional de los chicos acá influye mucho, sin embargo es más importante la habilidad de los padres en detectar exactamente dónde está el “Cuco” del niño, guardarlo en una bolsa y tirarlo por el wáter.

A los papás se les apareció el Cuco

Qué fácil es traspasar los miedos de los padres a los niños. Recuerda papá que los chicos tienen sexto sentido, y huelen a kilómetros los fantasmas de los papás. “Es que se puede caer”. “Se van a burlar si sale último”. “Los otros niños son más grandes”. “Anda con moquitos, mejor lo dejamos en la casa”.

Hay que dejarlos ser y empujémoslos a tomar nuevos desafíos. Solo cosas buenas pueden aparecen de la experiencia de una carrera. No hay que pensarlo mucho y echarle para adelante. Nuestros hijos, independiente de los resultados, siempre nos darán una sorpresa.

El Papá Macho Alfa

Hay niños y papis que no tienen muchos “Cucos” para enfrentar una carrera. Son niños que vienen motivados porque así es su personalidad o sus padres o hermanos mayores corren desde antes y algo entienden de una carrera de MTB. ¡Bien por ellos!

Sin embargo me aterra el papá, y mamá también, que en cada carrera van a grito pelado en la oreja de su hijo dando instrucciones que pueden ser perjudiciales para que el cachorro se frustre y en definitiva abandone. “¡Más rápido que te van a pasar!”. “Pasa cambio, pasa cambio!”. “¡Píllalo, píllalo!”. “Suelta el frenoooo!”. ¡Pobre cabro chico, oiga!. Fue a su primera o segunda carrera de Copa Alpes y el papá cree que su heredero está corriendo una Fecha Mundial UCI en Alemania contra Absalon.(Si no conoces a Absalon puedes leer esta nota: ¿Conoces a Julien Absalon?)

Los grandes deportistas en cualquier disciplina son humildes. Han besado las estrellas y también se han estrellado en el barro. Algunos tienen condiciones naturales para el deporte, no obstante son pocos los que tienen la suerte de ser financiados por sus familias, por algunas empresas y con suerte el Estado. Pero lo que todos estos niños tienen son a sus padres que están dispuestos a apoyarlos en todo, sacrificando incluso tiempo y recursos con tal de que sus cachorros cumplan sus sueños deportivos.

Hay que tener claro que no todos los niños están interesados en correr en MTB, pero si los papás advierten que hay una mínimo interés, hay que echarle para adelante y entregarles como regalo todas la herramientas que el deporte les puede brindar en sus vidas… pero sin presión.

Dedicado a todos los papás de la escuela SRR MTB Training – Ecobike, y en especial a los Papás Cadetes que madrugamos desde hace años porque tenemos la mala pata que nuestros cachorros largan a las 9:00 de la mañana… y siempre en la concha e la lora!

Haz un comentario
ver más artículos

Acerca del Autor

Carlos González
Carlos González

Publicista Profesional con conocimientos en marketing y con carrera dedicada a la creatividad publicitaria. Amante del mountainbike y de la familia.

Ver más artículos